Esta mujer tenía una tienda en la que no entraba últimamente nadie, por eso, en un arrebato de soledad, aprovechó la entrada de un cliente para follárselo y sentirse mujer querida aunque solo fuese un rato. Menuda depresión que estaba cogiendo la pobre mujer, menos mal que ya se le pasó…

⇓ Descargar Vídeo HD